En invierno especialmente, con el efecto del frío, el viento o la calefacción la piel del rostro tiende a deshidratarse. No en vano es la parte del cuerpo más expuesta a las agresiones externas.

Además si vamos cansad@s, estresad@s o hemos estado usando cosméticos como limpiadores demasiado agresivos la deshidratación puede acentuarse.

Una pregunta que nos hacen a menudo es si es lo mismo una piel seca que una piel deshidratada y la respuesta es no. Una piel grasa puede estar deshidratada o no y una piel seca puede estar deshidratada o no. De esta forma, la deshidratación no es un tipo de piel, sino una condición de la piel que se caracteriza por la falta agua, que habitualmente es temporal y que por tanto podemos cambiar.

¿Cómo sé si mi piel está deshidratada? Porque notas tirantez, aspereza, se descama la piel o no la notas confortable. En el caso de las pieles grasas la descamación se centra en la parte de las aletas de la nariz o la parte superior de las cejas y, además, este tipo de pieles deshidratadas pueden segregar más sebo de lo normal. Este exceso de secreción de sebo se da precisamente porque la piel no está bien hidratada y responde segregando más sebo para suplir la falta de hidratación. Por su parte, una piel seca o mixta deshidratada puede tener áreas más extensas de descamación y notar la sensación de tirantez o aspereza indicada.<

¿Por qué se produce? Por le falta de hidratación, de agua. Nuestra capa córnea y el manto hidrolipídico que la cubre, se sitúa en la parte más externa de nuestra piel y constituye la barrera protectora de la piel frente a la entrada y salida de sustancias, entre ellas el agua. De esta forma, ayuda no sólo a fijar el agua que necesita nuestra piel sino a retener el agua que necesita, a que no se evapore. Factores internos o externos como los ya indicados (frío, viento, cosméticos no adecuados, estrés, etc.) pueden hacer que el equilibrio de nuestra capa córnea se altere y se produzca la deshidratación.

¿Cómo solucionarlo? Beber agua es fundamental, pero no debemos olvidar una limpieza suave que no altere más nuestro manto hidrolipídico y una buena hidratación con cosméticos naturales, que le aporten a la piel la hidratación que necesita y que la equilibren, evitando de este modo la pérdida de agua transepidérmica. Para potenciar la hidratación de una piel deshidratada una muy buena opción es utilizar además de una buena crema hidratante natural un sérum hidratante y mascarillas hidratantes.

En nuestra tienda online www.ankobiocare.com podrás encontrar un montón de opciones. A continuación te hablaremos de algunas de las que nos parecen más interesantes.

Puedes utilizar Kombú Nectar como limpiadora si utilizas el sistema de doble limpieza. Además como mascarilla nocturna hidratante funciona muy bien. Es muy suave como limpiadora e hidrata la piel genial por la noche.

Utiliza una crema que te aporte un extra de hidratación, como la Crema SOS Rehidratante de Mádara, adecuada para pieles mixtas, normales y secas. Si además tu piel es sensible esta crema es perfecta para ti.

Si tienes la piel seca te aconsejamos añadir a tu crema hidratante unas gotitas del Aceite Facial Hidratante Calmante de Mádara. Además es perfecto si tu piel además de seca es sensible. Este aceite puedes usarlo además de noche sólo o mezclado con tu crema de tratamiento nocturno.

Si te gusta el rostro con luminosidad te encantará el Sérum Hidratante y Calmante de Jane Apothecary que además ofrece tratamiento antiedad. Mezcla unas gotitas de este sérum con tu crema hidratante y no te defraudará. Además es perfecto para pieles deshidratadas, con tendencia a las rojeces, al acné o a la rosácea. Es perfecto para pieles mixta, normales y secas. Para las pieles grasas aconsejamos usarlo de noche solo o mezclado con la crema o aceite de noche habitual. Sí, aceite para las pieles grasas. Le dedicaremos un post a este tema de los aceites que tanto asusta a las pieles mixtas y grasas.Si por el contrario te gusta el efecto mate, utiliza el sérum SOS de Mádara apto para pieles mixtas, normales, secas y sensibles.

Y para la noche, el momento del día en que la piel más se regenera, te proponemos el Bálsamo Ultrarich Dream de Ami Iyök, ideal si tu piel es normal o seca. Es un bálsamo con poder antiedad y con un suave aroma a lavanda que hidratará y nutrirá tu piel.

Si te gustan más los aceites o si tu piel es grasa o mixta te recomendamos usar cualquiera de estos dos elixires faciales nocturnos de Maison Karite: El Elixir Facial Piel Radiante o El Elixir Facial Regenerante Antimanchas de Maison Karité, que además de hidratar tienen tratamiento antiedad y son perfectos para cualquier tipo de piel, aunque sea sensible.

¿Y vosotr@s, habéis tenido alguna vez la piel del rostro deshidratada? ¿Habéis utilizado alguno de los productos que recomendamos?

Deja un comentario