Quien más quien menos, tod@s hemos cometido excesos estas fiestas navideñas.

La falta de sueño, los excesos con la comida, el alcohol, el frío… ¿Cómo afectan estos factores en nuestra piel?
A nuestra piel le encanta la noche para regenerarse. Si le restamos a nuestro cuerpo horas de sueño nuestro rostro se resiente y aparecen ojeras, bolsas, pérdida de tersura y de luminosidad. Así que dale a tu cuerpo las horas de sueño que necesita y ayuda a tu rostro con un extra de vitamina C para que recupere luminosidad. La vitamina C tiene una potente acción antioxidante que bloquea la acción de los radicales libres, causantes del envejecimiento prematuro de la piel. Además tiene efecto reafirmante y despigmentante.

El Aceite Facial Radiant Energy de Mádara aportará a tu rostro energía y luminosidad. Lleva ingredientes naturales riquísimos en vitamina C como el arándano, el aceite de mora, de jojoba o de borraja y puedes usarlo tanto de día como de noche. Úsalo solo o mezclado con tu crema habitual. Es de tacto seco y adecuado para pieles maduras, mixtas, normales y secas. Puedes comprarlo aquí.


Por otro lado, el alcohol, el frío y el abuso de dulces no son buenos aliados para tu piel.
El abuso de alcohol contribuye a la deshidratación de la piel, actúa como vasodilatador -por lo que favorece el enrojecimiento e incluso inflamación de la piel- y reduce los niveles de oxígeno en sangre, produciéndose la disminución de la producción de colágeno, que comporta pérdida de elasticidad y brillo.
Para contrarrestar los efectos del alcohol bebé mucha agua y mima tu piel con una buena mascarilla hidratante. Kombú Néctar de Ami Iyök es una mascarilla hidratante nocturna que hace poco que ha salido al mercado y que se ha convertido en uno de los productos más vendidos de ankobiocare.com. Está formulada con kombucha, conocido como el hongo de la inmortalidad. ¿A que suena bien? Pues sienta mejor. Te la aplicas por la noche y te levantas con una cara superhidratada, mullidita, de culito de bebé. Además está certificada como natural con ingredientes orgánicos por Natrue.

Nos encantan los dulces y claro, en Navidad solemos abusar de los turrones, el mazapán o el panettone. Están riquísimos, pero una ingesta abusiva de productos con un alto índice glucémico favorece el exceso de secreción sebácea y aumenta la absorción de agua, por lo que se puede producir mayor retención de líquidos con la consecuencia de las indeseadas bolsas. Si además le sumas la falta de sueño el resultado sobre las bolsas de los ojos se acentúa.

Deshazte del exceso de sebo con un buen exfoliante y aplícate un buen contorno de ojos natural.  El Sérum Reparador Contorno de ojos y labios de Jane Apothecary contiene activos calmantes y antiinflamatorios como la caléndula, la manzanilla o el regaliz que te ayudarán a reducir las indeaseadas bolsas en los ojos. Para disminuir las bolsas provocadas por la retención de líquidos,  es fundamental una correcta aplicación del producto, por ello el sérum reparador contorno de ojos y labios de Jane Apothecary va acompañado  de un precioso manual explicativo del ritual para su aplicación diseñado por la experta facialista Mariona Vilanova. Con este ritual potenciarás la acción descongestionante y antiarrugas del sérum reparador. Ah! Jane Apothecary llama a este producto “sérum” por la concentración de sus ingredientes, de forma que no tienes que aplicar tras su aplicación ningún otro producto.
Te animamos a que dejes comentarios o contactes con nosotras si necesitas asesoramiento o tienes dudas.

Deja un comentario